SA2-Instituciones de regulación sanitaria: sistemas y desarrollos

Área: Salud ambiental Fecha: 9 a 20 de agosto, 2021
Duración:  30 horas Costo: $7,200.00 MN
Horario: por definir Sede: Virtual

Docentes

Da clic sobre el docente para ver su cápsula
Descripción:

LO QUE APRENDERAS

Este curso pretende hacer una revisión necesariamente general a las Instituciones regulatorias, sus distintos procesos, y sobre todo los elementos de desarrollo organizacional para su mejor desempeño en el orden nacional, estatal y local. Traerá conocimiento nacional e internacional para poder ayudar a la mejor comprensión del tema. Los alumnos al final del curso no solo comprenderán la contribución de la función regulatoria en salud pública sino tanto los elementos técnico-científicos como los de desarrollo organizacional, incluyendo las alternativas de su financiamiento, para el impulso de sus instituciones, en búsqueda de una reforma hacia nuevos modelos regulatorios.

El curso abordará estos temas, a partir del conocimiento actualizado y la discusión. El curso se apoyará en sesiones teóricas y en dinámicas grupales, en los cuales desde la experiencia de los participantes se aportarán elementos que ayuden a la identificación de oportunidades de desarrollo de la regulación sanitaria, tanto de servicios e insumos médicos, como de servicios y productos y condiciones ambientales y ocupacionales relacionados con la salud de la población en México.

REQUISITOS

Al curso pueden inscribirse profesionales relacionados a la conducción de organizaciones regulatorias en salud, pudiendo ser profesionales de la salud o afines (licenciaturas en: medicina, enfermería, psicología, nutrición, química), o provenientes de otras disciplinas con aplicación en la regulación en salud, como son: economía, derecho, sociología.

PRESENTACIÓN DEL CURSO

La protección a la salud es un derecho fundamental y básico del ser humano. Por lo cual, este derecho, además de estar contenido en las Declaraciones Universales, aparece en las constituciones o cartas magnas que vertebran las normativas de distintas naciones y que finalmente acaban asumiendo las diversas estructuras de gobiernos regionales y locales, más cercanos al usuario de todo servicio de salud. En la Declaración Universal de los Derechos Humanos este derecho viene desarrollado en el Artículo 25: “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios.”

Por su parte, en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966, en su Artículo 12, se describe así: “Los Estados Parte en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental". Entre las medidas que deberán adoptar los Estados Parte en el Pacto, a fin de asegurar la plena efectividad de este derecho figurarán las necesarias para:

La reducción de la mortinatalidad y de la mortalidad infantil y el sano desarrollo de los niños

El mejoramiento en todos sus aspectos de la higiene del trabajo y del medio ambiente.                                          

La prevención y el tratamiento de las enfermedades epidérmicas, endémicas, profesionales y de otra índole y la lucha contra ellas

La creación de condiciones que aseguren a todos asistencias y servicios médicos en caso de enfermedad.

Siguiendo a nivel internacional, en la Constitución de la Organización Mundial de la Salud (www.who.org) se establece explícitamente que “el goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano, sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social.”

De manera general, se ha señalado una perspectiva acotada sobre el quehacer de la salud pública, mencionando que ésta, debe orientarse al estudio de los factores de riesgo que afectan la salud de la población (sean éstos biológicos, ambientales o conductuales). Otra perspectiva, afirma que es tarea de la salud pública atender aquellas condiciones estructurales de la sociedad que afectan la salud de la población, sean éstas de carácter social, económico o cultural.

Sin embargo, ha quedado claro desde hace varias décadas, que la salud pública ya no puede limitarse a realizar acciones puntuales, basadas sólo en la perspectiva limitada de la salud, y que debe tratar de superar las limitaciones que impone una mirada centrada en la enfermedad y en el aspecto técnico de sus funciones. La ampliación del campo de la salud pública constituye una obligación ética, teórica y práctica ante las no equidades y brechas sanitarias que subsisten en el país, las cuales son expresión de la desigualdad, pobreza e injusticia que padece gran parte de la población mexicana.

En este marco debemos considerar que la salud es, al mismo tiempo, un proceso biológico y social, un requisito para el bienestar, un bien público y un derecho humano fundamental. Por esta razón, en los estados democráticos el principal responsable del diseño, organización, realización y evaluación de las acciones de salud pública es el Estado.

México logró avances notables en el proceso regulatorio, que lo ha posicionado en liderazgo en algunos temas. Pero ha mostrado condiciones de vulnerabilidad en su institucionalidad, gobernanza, equidad y priorización que la han hecho soslayar su misión de salud pública. Entre más débil es la institucin regulatoria, más vulnerable será a la captura por los sujetos regulados, a la inefectividad, o a convertirse en una verdadera barrera a la productividad. Las instituciones son el mayor determinante del desarrollo de las naciones; lo es particularmente importante en cuanto a las instituciones regulatorias en salud, cuando ejecutan regulación de excelencia. Su posibilidad de proteger la vida y salud, de ordenar la actividad productiva, social y de consumo, o de cuidar e impulsar la equidad, y además impulsar innovaciones desde el Estado, abre dimensiones de responsabilidad.

Hay avances importantes en el ámbito de los servicios e insumos médicos. Es quizá el área que nacional, regional y globalmente más se ha desarrollado, habiendo un interés particular por parte de los productores en tener reglas claras de competencia. Pero también existe el imperativo social de que la acción médica no haga daño, y dé a la sociedad el valor esperado. Los conflictos que pueda tener un Estado proveedor de servicios con su regulación pueden llevar a condiciones similares a las limitaciones de la autorregulación en otros sectores. Es necesario el apoyo de Salud para proporcionar un blindaje a aquellos innovadores que se enfrentan a la presión de las potentes industrias, con la finalidad de evitar para evitar su captura regulatoria, a la vez de que asuma su papel de impulsor de las innovaciones que desde las naciones puede darse, incluyendo nuestro país.

Otros retos se aprecian en la regulación de productos y servicios de consumo, incluyendo alimentos, bebidas, tabaco, drogas – a las que ahora se les busca dar un abordaje de salud pública -.  Así mismo en materia del impacto en la salud de las condiciones del trabajo y del ambiente general y específico. Aquí el avance en México ha sido mucho más desbalanceado, con prioridades no determinadas, y logros mucho menores, algunos fuertemente cuestionados. Contamos con severos rezagos en exposiciones ambientales y productos de consumo, que no hemos logrado abordar con efectividad.

La regulación sanitaria para ser rigurosa y defendible frente a los embates de los afectados requiere de: solidez científica, de la mejor evidencia, de monitoreo adecuado, de mediciones constantes y de una integración analítica que sustente sus tareas. La ciencia regulatoria debe ser dominada. El impacto que la regulación sanitaria tiene en salud tiene que ser claramente ponderado. La regulación tiene el potencial de ser una gran ecualizadora, si tiene la intencionalidad de ello. La centralidad para la salud pública de esta función será identificable, si logramos dilucidar su contribución, lejos de ser esa área de trámites, de control y de carga burocrática.

Todos estos componentes, tienen que ser implementados por instituciones regulatorias en los diversos órdenes y niveles (central, federal, subnacional, estatal, local, municipal, jurisdiccional). De manera organizada, estas instituciones, pueden mejorar su calidad, seguridad y efectividad, financiables, medibles, y sujetas a desarrollo. Es necesaria la capacitación constante de su personal, quien debe estar éticamente comprometido con la salud pública.

METODOLOGÍA

El curso se desarrollará en forma virtual, mediante actividades asíncronas donde los participantes deberán revisar las sesiones pregrabadas y realizar los ejercicios correspondientes, quedando el tiempo distribuido de la siguiente manera: 30% para revisión, y 70% para solución del ejercicio (trabajo en grupo) y respuesta a exámenes breves.

Asimismo, se llevarán a cabo sesiones sincrónicas para la discusión de los trabajos y los exámenes rápidos.

Al final, el grupo deberá presentar un ejercicio de mapa estratégico sobre el desarrollo de una institución regulatoria.

Descripción de las actividades a llevarse a cabo en el curso:

  • Trabajo Individual:

De manera individual, cada alumno identificará los elementos básicos de los temas del curso, que se encuentran en las sesiones videograbadas. Además de realizar la lectura de los materiales disponibles en plataforma. Deberá de dar respuesta a los os cuestionarios (uno por semana) y resolverá los tres ejercicios “3,2,1”, en los cuales se le solicita la descripción de los tres aspectos que aprendió más importantes, los dos más útiles, y la duda más importante que quedo al final de la sesión.

  • Trabajo grupal:

Con el antecedente de las actividades individuales, se organizarán en equipo para preparar su participación en las sesiones síncronas. Se dividirá a los participantes en tres o cuatro grupos y cada uno de ellos elaborará un caso específico a ser regulado. Los casos serán sobre plomo, un insumo médico, tabaco o producto alimenticio y restaurante. Los trabajos versarán sobre los temas que se vayan viendo, a modo de simulación del trabajo regulatorio. Los alumnos recopilarán información de la literatura, discutirán en grupo y aplicarán los distintos elementos regulatorios; iniciando por la caracterización del riesgo, seguida de la mezcla y ejecución regulatoria, y finalizando con la gobernanza y evaluación.

  • Sesiones sincrónicas:

La sesión sincrónica inicial se utilizará para presentar a todos los participantes. Las sesiones posteriores se compondrán de dos secciones: la primera para la presentación de los trabajos por cada uno de los grupos, la segunda para aclarar los conceptos que requieran mayor profundización, y se terminará con una breve introducción del tema de la siguiente sesión.

  • Trabajo final (grupal):

El último trabajo en grupo será para que los alumnos implementen distintos componentes del mapa estratégico de desarrollo institucional y se discuta durante la última sesión.

CRITERIOS DE ACREDITACIÓN

Los alumnos deberán ingresar por medio de la plataforma, al menos el 90% de las sesiones de videoconferencia, además de hacer las lecturas señaladas y las actividades de aprendizaje.

No hay traducción para la descripción de este curso / There is not description